Aunque la estética exterior del Colegio ya nos informa de que estos días no son iguales que los demás, la celebración de la Semana Ignaciana en nuestro Colegio pretende dar un vuelco a nuestro ser y sentir como miembros de esta gran familia ignaciana en la que nos incluimos.

Así nos lo transmiten desde el Departamento de Pastoral en su escrito a toda la comunidad educativa del Colegio.

“cuando Hesselmeier, sociólogo alemán, escribió su tesis a mediados de los 80 sobre un fenómeno que, hasta entonces, parecía una quimera exclusiva de la filosofía marxista, el fenómeno de la Globalización, marcaba una hoja de ruta que detalló como principio de la justificación de lo que os proponemos. Hablaba de un proceso en el desarrollo de la Globalización que comenzaba desde lo local, desde el encuentro y el compartir de las comunidades locales alrededor de un mundo al alcance de todos, hasta las superestructuras sociales del tipo a la Alianza Mundial para el Desarrollo.

La Iglesia del siglo XXI entra en diálogo con la Cultura y hace bien en tomar este tipo de planteamientos para desarrollar sus propios medios de identificación y procesos de acentuación de la identidad en este mundo de personas con modos y formas de pensamiento globalizado.

Del 28 de enero al 3 de Febrero celebramos en nuestro Colegio la SEMANA IGNACIANA, la plasmación de una  espiritualidad y una identidad globales en una vivencia local de una identidad que nos marca y nos diferencia dentro de la Iglesia y el mundo. Es más que una semana de identidad. ES LA SEMANA MÁS IMPORTANTE DEL AÑO, es una semana de reafirmación mediante el conocimiento y la vida de nuestro ser ignacianos, de nuestro “En todo amar y servir”, desde el “Conocimiento interno” “Para que más le ame y le siga”.

Y terminan animándonos a disfrutarla:

“Vivamos con intensidad y alegría cada uno de los actos de dicha semana y desde el corazón, porque cada uno ES PARA TI”.